Sabías que en promedio cada uno de nosotros a lo largo de nuestra vida destinamos unos 25 años de la misma a dormir?

¿Cómo puede ser que damos tan poca importancia a tanta parte de nuestra vida, el sueño?

Vamos a cambiar eso!

El sueño no significa dejar de estar despiertos, no es un paréntesis, es un estado con una función reparadora. Parece obvio pero vale la pena analizarlo.

Es imposible vivir sin dormir, no es una afirmación, es una evidencia. Quien sigue estando de buen humor después de unos días casi “sin dormir”?

El sueño no es un descanso tipo “libre Damm”, es un proceso estrechamente relacionado con las funciones superiores del cerebro. Contribuye a la maduración cerebral en los niños, favorece el aprendizaje, consolida la memoria, se producen cambios metabólicos en nuestro organismo como variaciones en la presión arterial, frecuencia cardíaca, temperatura corporal (se reduce).

Liberamos más hormonas del crecimiento en las primeras fases del sueño (hijo profundamente).

Una buena calidad del sueño estimula el sistema inmunitario con lo que se fortalecen nuestras defensas contra infecciones y enfermedades.

Estudiamos el sueño.

El dividimos en sueño NO-REM y sueño REM, que significa movimientos rápidos de los ojos (Movimiento rápido de ojos), en esta fase tienen lugar los “sueños” i hi ha una caiguda del to muscular.

El sueño NO-REM se clasifica en tres niveles, sueño superficial N1 y N2 y sueño profundo N3 la función es RESTAURAR nuestro organismo.

Porque es tan importante dormir bien?

Durante la noche las fases REM y NO-REM se repiten de forma cíclica en número de tres a seis ciclos por noche.

Si no dormimos un número suficiente de horas no repetiremos estos ciclos, y de esta manera no podremos REGENERAR lo que vamos gastando.

Para qué sirve el sueño pues?

Se ha constatado que el ciclo luz-oscuridad o el ciclo de 24 horas o ciclo circadiano da lugar a variaciones químicas y hormonales en nuestro cuerpo que mantienen un equilibrio “por repetición”. Si alteramos tanto las horas de sueño como el horario del mismo o su calidad, se produce un desequilibrio que puede alterar nuestra presión sanguínea, nuestra fuerza muscular, la frecuencia cardiaca y la secreción de testosterona, incluso la temperatura corporal, la capacidad de coordinación y hasta el movimiento intestinal.

Es decir, este equilibrio necesario nos afecta en todo, desde la normal y necesaria función intestinal hasta el mantenimiento de la memoria, desde el más primario al más “cerebral”. Somos una UNIDAD alterable.

¿Cuántas horas son necesarias para un sueño reparador?

seamos prácticos. No hay evidencia sobre si es mejor set, ocho o seis. La media necesaria es de 7 un 8 horas y nunca más de 8.

Consejos?

Los que nos dicta el sentido común.

No tomar bebidas estimulantes como té, café o colas. Tampoco tome alcohol por la noche ni coma en exceso antes de acostarse.

Haga ejercicio de forma regular sin caer en el agotamiento. NO FUMI.

Evitar siestas largas y cuando vaya a dormir sea a dormir, no a ver la televisión ni a ponerse al día en Facebook.

Domingo no duerma “toda la mañana”, sea ​​regular en su horario, es mejor y si es capaz, costo del sueño, no boca arriba.

Y todo esto por qué?

No será ridículo afirmar que dormir bien servirá para ser más feliz, pero este artículo es un preámbulo de lo que hablaremos la próxima vez: las alteraciones del sueño, que podemos tratar en nuestra Clínica Dental. Las detenciones de la respiración por más de diez segundos durante el sueño, lo que conocemos con el nombre de APNEAS y hipopneas y hablaremos también de la roncopatía.
Y a modo de introducción vaya contestando la Escala de Somnolencia de EPWORTH:

Puede dormir ante las siguientes situaciones?

1. sentado leyendo.
2. Viendo la televisión.
3. En un teatre, reunión o acto público.
4. Como pasajero en un vehículo.
5. A la tarda “fer res sentidos”.
6. Sentado hablando con alguien.
7. Sentado después de haber comido (alcohol sentido).
8. En el coche, al pararse unos minutos por el tráfico.

Valore cada pregunta de 0 un 3.
Y si suma más de 10, hay que valorarlo.

Dr. Xavier Pont · 93.717.88.33 · www.clinicadentalpont.es · doctorpont@hotmail.com

 

 

Deja un comentario